Una vez al año, lo recuerdo como si fuera ayer, todos las niñas y niños del barrio gritaban, corran vamos a ver "el paseo de los huerfanítos", salíamos todos corriendo a una avenida ancha a una cuadra de mi casa y veíamos pasar una caravana de autos con niños adentro que nos hacían chao y nosotros también les contestábamos con nuestras manos en alto, todos con una tremenda sonrisa en la cara, todos por un instante ...felices.  Luego,  llegábamos nosotros, cada uno a su casa, comíamos con nuestras familias, jugábamos, ignorando plenamente el significado de la palabra "huérfano",  ignorantes también de todo acto y sentimiento de solidaridad y empatía.  Hoy lo veo como algo terrible, es por eso que estoy de acuerdo con eso de...al pan, pan al vino, vino, darle el peso a cada cosa y empezar a involucrarse con el que sufre DESDE SIEMPRE y no solamente mirar y quedarse haciendo chao, viendo la vida pasar...desde la vereda de el frente.
Mi abrazo para ustedes y para todos esos niños que hoy deben tener mi misma edad y de seguro un corazón más sufrido he infinitamente más bondadoso que el mío.
mar con sentimiento de culpabilidad

13 comentarios:

Amapola Azzul. dijo...

Lindas letras, un beso.

Ada Medina. dijo...

¿¿¿Quien puede con tus letras Mar???
Tus letras me han hecho un hoyo en el corazón. Por donde pretenderé se escape sangre de solidaridad y apoyo.
Cuídate mucho.

Darío dijo...

Conmovedor, reparador. Un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

muchas veces tenemos que mirar a la vida desde la vereda de enfrente.
es imposible cambiar al mundo
un beso

TORO SALVAJE dijo...

Que pena me ha dado...

Besos.

Francisco Josè Lazo Melhado dijo...

Muy linda y conmovedora tu reflexiòn Mar!!

Y tu nueva imagen ni se diga!! muy preciosa y llena de vida.

UN INMENSO ABRAZO!

Cronos51 dijo...

Uff que fuerte... MAR.
No seas tan dura contigo misma.
Nadie puede tirar la primera piedra en este punto que tocas tan maravillosamente con tus letras, porque no creo que haya alguien en este mundo que este libre de culpa.
Normalmente tendemos a ver (y porque no como dices al pan pan...) y envidiar a los que consideramos están mejor que nosotros y nos olvidamos que hay quien es menos afortunado.
Esta GRAN reflexión nos habla también de tu gran corazón.
Como siempre todo mi cariño y afecto

Jorge Atarama dijo...

Un gran corazón, al fin y al cabo somos una gran familia de humanos y seres vivos.

PMPilar dijo...

la orfandad que (des)asiste

y ni en abrazos repara.
Triste historia, tan repetida. Tan por todos sufrida, Mar!!


abrazo

Cielo dijo...

La realidad es así, a veces marca mucho los recuerdos de una manera dura.

Preciosa, un placer
besos desde un Madrid
silencioso.

cheguevara dijo...

la caravana de los huerfanitos,
me impresionó.
abracccio, che

Sneyder C. dijo...

Una dura realidad la que hoy traes...si no podemos cambiar el mundo, hagamos que sea un poco mejor...

Un cálido abrazo

Azzul. dijo...

Muy bello texto, abrazos para ti, me llegó al alma Mar.

Feliz semana.