En el camino de la observación, con profundidad tratándo de trascender al desengaño estoy..."estamos". Muchas veces con la sensación de sentirnos inadecuados a la vida.
El apego y el desapego  juegan con nosotros, los soñadores,  ilusionándonos y desilusionándonos cada día.
A veces no sólo  nos engañan los demás, sino que nos engañamos nosotros, buscando la felicidad, dándo palos de ciegos con ojos que quieren ver una bella realidad ...que no siempre vemos.
Besos para ustedes  y lo mejor para nuestras vidas, queda decretado y es mi deseo.
mar