El corazón se puede detener…pero el alma sigue su recorrido cambiando solo su "vestido"…