Una vez que tu cuerpo y tu alma comienzan a moverse de la mano, bailando juntos, entonces puedes disfrutar todo en la vida, todo lo que está fuera de ti, y también disfrutar lo que está dentro de ti.

Si tu cuerpo es la casa, el alma es su huésped y nada exige que estén peleando continuamente.
Libro De las Revelaciones.
La importancia de vivir en armonía.
mar